Nokia está muriendo…

Posted on junio 19, 2011 por

0



Bien conocida por todos, la empresa orgullo del pueblo finlandés se encuentra en la situación más difícil de su historia. Sucesivos errores estratégicos la tienen al borde del precipicio.

Quién no recuerda la conocida “panela” Nokia de los años 90. Su confiabilidad y resistencia al abuso eran superiores a las de cualquier equipo actual. Más adelante el nokia 5120 revolucionó el mercado con su interfaz gráfica y sus cubiertas intercambiables. Poco después el 8210 era objeto de admiración por su minúsculo tamaño. Es posible asegurar que toda una generación tuvo un Nokia entre sus primeros celulares.

Nokia definió el concepto de teléfono móvil. Sin embargo hacia 2004 los productos de Nokia dejaron de sorprender al mercado como en años anteriores. Coincidencialmente por esa misma época el legendario Jorma Olilla dejó la presidencia de la compañía a uno de sus subalternos. A pesar de que entre 2004 y 2007 aunque Nokia continuaba como líder y obtenía millones de euros en beneficios, una sucesión de productos fallidos ilustra su pérdida de capacidad de innovación: Muchos de los teléfonos del segmento medio-alto producidos en estos años resultaron lamentables en términos de diseño y fueron retirados sin pena ni gloria. Como ejemplos de esto están el 7260, 6670, 7380..

Es un error común en las empresas grandes: Víctimas de su propio éxito. Tienden a concentrarse por años en un producto anticuado que se sigue vendiendo bien, eliminando todas las propuestas novedosas que pueden amenazar el flujo de dinero proporcionado por su venerable “vaca lechera”. En tecnología estos errores se pagan caro y existen decenas de empresas quebradas como testimonio: Atari, DEC, Palm por citar algunos.

El Nokia N-Gage pudo ser una plataforma exitosa, pero nunca crearon suficientes juegos interesantes y fue pronto olvidada. Incluso en 2004, tres años antes del iPhone, Nokia presentó el 7710 con una interfaz gráfica táctil que puede considerarse como antecesora de las actuales iOS y Android. Sin embargo el 7710 aunque avanzado para su tiempo presentaba falencias graves de hardware y la dirección de la empresa decidió en lugar de solucionarlas cancelar todo el proyecto… Ninguno de los siguientes lanzamientos de Nokia hasta 2007 tuvo pantalla táctil. Años más tarde al empezar a perder mercado contra Apple y Android la reacción fué añadir soporte táctil a la interfaz Symbian que nunca fué diseñada para esto, el resultado fue una experiencia de usuario inferior y aún mayor pérdida de participación en el mercado.

En 2009 la respuesta de Nokia al iPhone, el N97, fue introducido demasiado rápido sin haber pasado todas las pruebas. El resultado fue desastroso: Cientos de problemas de software, reinicios y bloqueos acabaron con la imagen de confiabilidad de sus productos. Después aunque Nokia no perdió su posición como líder de los fabricantes de móviles por unidades vendidas, las ganancias de Apple con solo un modelo en el mercado eran prácticamente cinco veces mayores.

El golpe de gracia llegó con la contratación de Steven Elop como director de la compañia. En 2010 el nombramiento de un canadiense fue bien recibido porque se pensaba que uno de los problemas era el aislamiento en la remota y fria Espoo (Finlandia). Sin embargo, el señor Elop ha incurrido en un grave error estratégico: Desechar por completo su plataforma Symbian-Meego y anunciar una alianza con Microsoft para introducir Windows Phone 7 en los teléfonos Nokia. La alianza no es en sí misma un error, sino una apuesta muy arriesgada dado que Microsoft es también un dinosaurio que ha fracasado sucesivamente en el mercado de los móviles. Solo el tiempo nos dirá si fue una decision correcta.

Sin embargo, el anuncio ha enfurecido a casi todos los seguidores leales de Nokia, y muchos han decidido cambiar de marca. Por otro lado, el Señor Elop ha decidido hacer pública la decisión casi un año antes de poder presentar el primer modelo Windows al mercado. Ningúna persona con sentido común va a pagar por un equipo con una tecnología condenada  a desaparecer, y en consecuencia las ventas de los equipos Symbian se han desplomado. Ciertamente Microsoft es el mayor beneficiado, y dado que Stephen Elop es uno de sus antiguos ejecutivos da la impresión de que éste siguiese trabajando allí. En lugar de defender a Nokia está poniendo en entredicho su propia superviencia como compañía independiente.

En las últimas semanas el valor de la acción de Nokia ha estado en caida libre, y se ha anunciado la salida de su director de tecnología Richard Green presuntamente por desacuerdo con la estrategia de Elop. Esto se suma a la pérdida de su mayor talento de innovación Anssi Vanjoki el año pasado.  Expertos comparan el estado de Nokia con la de un enfermo en cuidados intensivos, que para salvarse requiere una intervención generalizada de manera inmediata. Hay quien sugiere al señor Jorma Olilla, quien bajo su mando convirtió a Nokia en empresa líder y aún es el presidente de la junta directiva, que tome el mando corrigiendo los errores de Elop y rectifique el curso.

No es posible saber cuál sería la mejor solución para los problemas de Nokia, pero ciertamente se requieren acciones radicales de sus ejecutivos para evitar que en pocos años solo se hable de Nokia entre los casos de estudio de las escuelas de negocios. Sobre la forma equivocada de dirigir una empresa.

Anuncios
Posted in: Artículos